FELICIDADES FC CAMPEON 2015

jueves, 13 de mayo de 2010

El 5to gol de FCLIBRE contado por su autor

Con el ocaso de la tarde de telón, apostado en el parante derecho del arco, con los brazos entrecruzados, masticando bronca por el gol que les había regalado a los ingenieros, observaba, solitario el trámite del partido. En un momento del juego, de entre las grises imágenes que bullían en mi mente, logro observar al “carioca” Romerao, aquel que otrora escuchaba Yiyo y Acento y hoy inunda sus oídos con Raza Negra y Caetano Veloso, entrar con su inconfundible tranco, al área de los ingenieros, apilando muñecos, uno tras otro y ver como uno de esos muñecos no tuvo mas remedio que talarlo maliciosamente abajo, buscando evitar que el flaco convierta el quinto y con eso aplaste el ultimo latido de un agónico equipo que ya perdía por paliza.

El pitazo del juez marcando el punto penal sonó a un desvencijado latigazo en cielo de la venganza y sin dudar, levante un brazo, no recuerdo cual, miré al banco y con voz firme grite .. “Flaco, dejamelo a mí!!”… el carioca, todavía retorciéndose en el piso, por el duro golpe recibido, asintió con la cabeza, despilfarrando así la posibilidad de ser uno de los pocos en la nutrida historia efeciana en marcar 4 goles en un encuentro.

Fue ahí entonces, que empecé a correr hacia el encuentro con la “caprichosa”, observando que a medida que me acercaba, cual extraña jugarreta del destino, el arco rival, en lugar de agrandarse se achicaba inentendiblemente.

Maltrecho, el carioca se me acerca y me dice al oído “javito, revantale el arco” y si bien en ese momento asentí con la cabeza, como afirmándole que sumisamente cumpliría su mandamiento, para mis adentros me dije, “no puedo engañar mi esencia, mis ancestros futbolísticos jamás me lo perdonarían”. Así que agarre suavemente la redonda, la apuntale dócilmente sobre el verde césped mientras sentía un bullicio timorato de propios como extraños

Me paré frente a un diminuto, casi inexistente arco, defendido por un enorme pulpo de 15 tentáculos, con 6 ojos saltones de mirada intimidante, semejante al que aparecía en “Terror debajo del Océano 2”, aquella peli que ví, de purrete abrazado a la deshilachada butaca del extinto cine Parra en Pinedo city.

A pesar de toda las sensaciones encontradas que batallaban en mi interior, no debía dejar escapar una sola gota de incipiente titubeo frente a los gladiadores efecianos que tanto adentro como fuera de la cancha esperaban de mi, la mas firme y segura respuesta.

Hice unos pasos hacia atrás, no mas de dos o tres, miré un palo, después el otro implore al sindicato de los Dioses, sin importar la religión a la que pertenecían, esperé que el silbato rompa el crepuscular silencio, respire hondo, hice el trayecto hasta la caprichosa con el corazón saliéndome del cuerpo y sin sacarle la vista al arquero rival, 3,2,1 y la parte interior de mi diadora negro con vivos rojos derecho, se hundió pidiendo permiso en el cuero ecológico de la “caprichosa”, creando una extraña parábola descendente, colándosele lenta y obedientemente, por el costado derecho a un desesperado arquero que intentó volver en sus erráticos pasos, haciendo imposible su estirada final.

El tiempo se detuvo, el paisaje dibujaba una desvencijada red inflada por un gol que yo mismo había convertido y por primera vez, en un arco ajeno.

No hubo tiempo para gritos descontrolados, gestitos de idea, pasitos de candombe, ni remeras con inscripciones inentendibles… la vuelta a la defensa del arco del FC fue sintiendo el placer de aquellos que logran cumplir sus sueños, sin dejar de lado el mas noble de mis principios: “la pelota no se mancha”

Que así sea.
>

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Porfi el gol number 6 que se comio la inter, contado por su propio arquero....porfa...

NELSON dijo...

gueno lo cuento:

Contrataque de Medicos, Reguerita sales y acaricia al delantero de Medico, solo le falto decirle como cristian ...pero si no lo toque, y por tal hecho es expulsado.
Como consecuencia, les digo a mis conpañeros que no se preocupen que yo voy al arco, los Medicos colocan la pelota cerca de la mitad de la cancha, mientra yo me ponia primeros los guantes, despues la gorra y cuando me queria pones el buso se me complico un poquito y para colmo con todo puesto no podia atarme los cordones.
Me pare abajo de los tres palos esperando el centro, cuando de repente la pelota, que parecia un cohete me despeino el flequillo, no dejando siquiera que pueda levantar mi brazo, creo que por que los guantes son muy pesados.
Cuando llegue a mi casa me puse a pensar y le quiero pedir perdon a los muchachos, yo no tenia que ir al arco, por que si hasta mi guahina se me escapa como puta no se me va escapar la pelota que es mas chica.
Nueva mente perdon muchachos, no solo por lo del sabado sino tambien por haber jugado al futbol alguna vez,

Anónimo dijo...

en realidad el de arriba no era yo..

voy a contar como fue...

we we weno, no vi la pelota y we we we no entró.. .

el monito relojero, digo arquero dijo...

no no no no , no vi la pelota, o no no, no no no

Pablo E. Cuenca dijo...

monooooooooooooo
si sos vos el que describió la parabola que tomo la pelota en el 5 gol....sos un CAPOOOO....

si fue linterna....sos un CAPO....

si fue otro.......sos un CAPO.....

Para esto es el blog muchachos...para reirnos de nosostros mismos...y con nosotros...

no para atacarnos COBARDEMENTE tras el anonimato...

SALU..

Pablo E. Cuenca
23736429
M.P....no me acuerdoooooo

Anónimo dijo...

POR FAVOR BASTA YA DE HIPOOOOOCRITAS.

Anónimo dijo...

hola..!!